¿Cuáles son los tipos de financiación bancaria?

¿Cuáles son los tipos de financiación bancaria?

Cada día es más frecuente el uso de distintos tipos de financiación bancaria, una de las causas podría ser el aumento del número de emprendedores, debido a la necesidad de impulsar el desarrollo de negocios propios, debido a diferentes factores de la economía de los países.  Todos en algún momento soñamos con generar ingresos con nuestra actividad empresarial, lograr cierta libertad financiera y tranquilidad económica.

Hay diferentes situaciones que pueden llevar a querer solicitar alguno de esos tipos de financiación bancaria, ya sea para adquirir algún bien o servicio, iniciar una pequeña empresa, desarrollar la propia marca personal o refinanciar una de deuda ya existente a corto, medio o largo plazo.

Seguro que en algún momento has pensado en solicitar algún tipo de financiación bancaria, para que el dinero no sea un problema para emprender, pero desconoces los elementos que estos pueden implicar. En el siguiente post te hablaremos sobre los principales tipos de financiación bancaria y sus características.

¿Cuáles son los tipos de financiación bancaria?

Hay variedad de tipos de financiación bancaria. A continuación, te nombraremos varios de ellos y sus características principales.

Leasing o Arrendamiento Financiero

Se define como el contrato entre dos partes, en el que el arrendador está cediendo el derecho de uso del bien en un tiempo determinado y comprendido entre las dos partes. A nivel jurídico, el Leasing es considerado como un alquiler. Es tipo de contrato es uno de los más recurridos, esto se debe a que sus intereses no son tan elevados.

Póliza de crédito

Es usada para solventar desfases de liquidez, es decir, por la actividad del circulante a corto plazo. Cabe destacar que es uno de los tipos de financiación bancaria más estrictos en cuanto a sus requisitos. El procedimiento consiste en que, el Banco abre una cuenta con el principal de la financiación a tu nombre o de tu empresa para ser usada en los fines que fue solicitado.

De forma trimestral, se procede a la liquidación de intereses del capital dispuesto y las comisiones, entre ellas por la parte no dispuesta. A su vencimiento, habitualmente de un año, hay que renegociar las condiciones nuevamente con la Entidad Financiera.

El mayor problema que tienen los profesionales y dueños de pymes es que utilicen esa financiación a corto plazo, es decir, de un año, para financiar inversiones permanentes.

Renting

A diferencia del leasing, este no posee la opción de adquirir el activo con el pago de cuotas. Se trata básicamente del alquiler de algún activo por parte del Banco para ser usado para cubrir tu necesidad como autónomo o la de tu empresa. Resulta más costoso que los productos de financiación anteriores, ya que, se debe cubrir todo lo referente a seguros y mantenimiento, entre otros. Por ejemplo, el renting de coches o renting de servicios agrícolas, forestales, ganaderos y pesqueros y servicios contra incendios entre otros.

Descuento de efectos

Este tipo de financiación bancaria consiste en la utilización por parte de la empresa de documentos de cambio o garantía, tales como pagarés y letras de cambio. Es uno de los tipos de financiación bancaria más costosos, debido a que el Banco cobra intereses y comisiones mucho más elevados que en otros instrumentos de financiación.

Estos son algunos de los distintos tipos de financiación bancaria por los que podrías optar en caso de querer financiación para tu empresa o personal. Por otra parte, está el préstamo bancario, el cual es uno de los tipos de financiación bancaria más usados en medianas y pequeñas empresas.

¿Qué es el Préstamo bancario?

Es uno de los tipos de financiación bancaria que se caracteriza por ser generalmente a largo plazo, aunque también podría ser de mediano y corto plazo. Puede ser solicitado tanto por particulares como empresas o afines. Hay diversos tipos de préstamos, pero por lo general pueden ser, tanto hipotecarios como personales. Si los prestamos son con garantía personal, el plazo es de hasta cinco años. Si son con garantía hipotecaria, el plazo se amplía a más de cinco años (ocho o diez, o incluso hasta treinta años o más).

Este instrumento es muy usado por pequeños emprendedores para financiar su actividad económica, dinamizando las ventas y ganar dinero. La clave es que el coste de la financiación bancaria sea menor que la rentabilidad empresarial que se obtiene. Un empujón al principio que le permite al emprendedor, dar impulso a su negocio y en un período de tiempo corto comenzar a recibir ingresos.  Aunque, también es muy solicitado para solventar necesidades de otras índoles tanto empresariales como personales.

¿Cuáles son los tipos de préstamos bancarios?

Cuenta con diversas modalidades, todo dependiendo de la necesidad de tu empresa o el tipo de financiación que estás buscando. Hay distintos tipos de préstamo, pero estos son los más comunes.

Aquí te mencionamos los más usados.

  • Préstamos al consumo. Está entre los tipos de financiación bancaria a corto plazo, son usados generalmente para la adquisición de algún servicio o bien que perdurará en un tiempo medio, puede ser un vehículo, utensilio doméstico, entre otros.
  • Préstamos hipotecarios. Consiste en recibir recursos monetarios por parte del Banco dejando como garantía un inmueble o un bien de considerable valor. Los préstamos hipotecarios son los más usados en casi todo el mundo.
  • Préstamos personales. Son usados para cubrir necesidades de carácter ocasional, tales como eventos por matrimonio, adquisición de algún bien o servicio, vacaciones familiares, entre otros. Para acceder a esto se debe poseer un excelente historial financiero.

¿Cuáles son los tipos de financiación bancaria según su tiempo de vencimiento?

Esta clasificación depende del tiempo que sea designado para la cancelación de la financiación bancaria y estos se catalogan de la siguiente manera.

  • Corto plazo. Por lo general vencen en un año o menos.
  • Mediano plazo. Con un tiempo de vencimiento de aproximadamente entre un año y tres.
  • Largo plazo. Tiene una duración de más de 3 años.

Respecto a la financiación de tu empresa o de algo personal, existen como has visto, distintos tipos de financiación bancaria. Debes de analizar exactamente las necesidades, tipos de interés, tiempo, liquidez etc. de cada tipo de financiación. Así, verás cuál es que mejor se adapta a lo que necesitas. Considerando todos estos factores, tomarás la decisión más acertada y podrás lograr el éxito que deseas.

¿Vas a solicitar financiación bancaria?

Recuerda: 

La deuda buena es aquella que aplicas para inversiones a largo plazo, para comprar tu vivienda habitual o para impulsar tu negocio. El apalancamiento es positivo si los intereses que pagas por la financiación son menores que la rentabilidad y beneficios que obtienes por tus inversiones.

La deuda mala es aquella que utilizas para comprar bienes y servicios que representan para ti disfrutar de ocio, diversión o vacaciones. Es el caso de la financiación por viajes, celebraciones familiares, compra de artículos para el hogar.

Cuando accedes a financiación bancaria porque quieres disfrutar antes de las cosas, bienes o servicios, lo que estás haciendo es comprometer tu capacidad de generar ingresos futura. Contraes unos compromisos de pago que afectarán a tu economía presente.